La respuesta de un pastor a la reapertura de iglesias

La pregunta principal que ocupa mi mente en este momento es la reapertura. No estoy solo. La NBA tiene un equipo de personas evaluando la situación, al igual que muchas pequeñas empresas. Joe Biden está planeando con seguridad. Mark Cuban está dispuesto a ayudar. Las búsquedas usando Google para “prueba de anticuerpos” se han disparado.

Estoy buscando pistas. Siento que ahora conozco al Dr. Fauci y al Dr. Birx (fanático de las bufandas), y puedo anticipar quién tomará el camino de los datos, el realismo o la confianza durante las sesiones informativas de la Casa Blanca. La Casa Blanca y CDC tienen una página “Opening America Again.” La realidad es que nadie puede mirar a la cámara y decir: “Confía en mí, yo he estado allí antes”.

A diferencia de estos grupos, estoy pensando principalmente cómo y cuándo las congregaciones de la Iglesia se reunirán en persona nuevamente. Mi pastor, Mike Woodruff, capturó mi imaginación con una analogía que escuchó que me ayudó a considerar el reingreso; tal vez sea útil para ti.

Tiburones cerca de la playa.

¿Puedes verlo? Todos menos los salvavidas huyen del agua, luego observan con aprensión. Cuando el peligro inmediato parece haber desaparecido, las personas en la playa tienen que tomar una decisión con respecto a volver a ingresar a las aguas. Los salvavidas sirven a los nadadores y surfistas locales con una serie de advertencias y consejos prácticos sobre los tiburones en aguas cercanas a la costa. Hacen todo lo posible para decir cuándo y cómo volver a ingresar. No sé quiénes serán las voces autorizadas o qué dirán exactamente, pero creo que la analogía funciona.

4 razones por las que esta analogía funciona para mí

  1. Normalmente uno no ve los tiburones hasta que es demasiado tarde. El daño ya está hecho. Dejando a un lado las respuestas del gobierno chino y las predicciones de la OMS, para la mayoría de nosotros, la naturaleza asintomática del virus lo oculta debajo de la superficie. Cuando aparece la aleta, es demasiado tarde y no queda más que esperar para ver lo que sucede.
  2. La mayoría de los encuentros con tiburones en el agua dan miedo, pero no son mortales. Como los modelos muestran que la tasa de mortalidad de EE.UU. es menor a un tercio de que enfrentan España o Italia, las personas han experimentado un mayor miedo y menores muertes. Toda muerte es horrible y grave, pero las cifras describen una tendencia benigna. Estos porcentajes bajos, al menos, dan testimonio de los valientes trabajadores del área de la salud. Sin embargo, es posible que el miedo deje un residuo psicológico.
  3. Nunca se sabe cuándo volverá el tiburón, y si lo hace, podría crear más daño que la primera vez. Todos están conteniendo la respiración para la ola dos de este virus: los estadounidenses probablemente verán esto en todo el mundo antes de que llegue a nuestras costas.
  4. Las personas en los lugares que experimentan brutales ataques de tiburones requerirán más tiempo para volver a entrar al agua, que aquellos que solo experimentan un avistamiento del peligro. La realidad es que cuanto más se acerque la enfermedad a nuestra propia experiencia, afectará más directamente nuestra disposición a reingresar.

Sigue habiendo razones por las cuales esta analogía podría ayudar a las iglesias a pensar a través de la reentrada. Tu imaginación puede llenar los espacios en blanco. También reconozco que el miedo impulsa esta comparación. Como dice Dave Bindewald, el miedo y la curiosidad obtienen su poder de lo desconocido, y en este momento lo que queremos es matar de hambre nuestros miedos y alimentar nuestras curiosidad.

Ahora pasaré a algunas suposiciones de reapertura que podrían alimentar la curiosidad.

4 cosas a considerar sobre el reingreso a la iglesia

Considerando nuevos patrones para la iglesia

La curva de campana puede ser nuestra amiga. Los socorristas le dirán que después de un tiburón, 10-15% de los que están en la playa volverán al agua tan pronto como esté bien hacerlo (o antes si se ponen inquietos). Es probable que estos innovadores tengan pequeñas reuniones con una nueva forma de presentar música y mensajes. Las desviaciones estándar muestran que el grupo más grande observará para ver si los primeros adoptantes son atacados, y luego se unirá gradualmente, con cautela. Una mayoría tardía eventualmente saltará cuando los temores residen, mientras que otros no volverán a entrar, prefiriendo la vida en la playa. Esto probablemente significa llevar a cabo experiencias paralelas de la iglesia en persona y en línea. Para estar con su congregación, tendrá que estar en varios lugares. Tal vez pensaste que eras una iglesia de un solo sitio; es probable que tengas varios sitios durante el próximo año más o menos. ¿Cómo podemos hacer esto bien?

Navegando finanzas y presupuestos con transparencia

Los presupuestos no serán nuestros amigos. Dejando de lado el estímulo, la volatilidad económica y los problemas de desempleo masivo no son exactamente la esperanza de los oficiales financieros o pastores ejecutivos que planean las donaciones o gastos del próximo año. Las prioridades lucharán por los fondos económicos. Las necesidades de los socios globales y los salarios del personal local chocarán para muchas iglesias. Si el PIB cae un 20 por ciento, las iglesias no gastarán como el año pasado. Esto probablemente significa que habrá que comunicar y explicar, de manera extensiva, por qué se toman las acciones que se van a tomar. ¿Cómo podemos aumentar la transparencia financiera de nuestra iglesia para el bien de todos?

Sirviendo a los más vulnerables

Algunos de los mejores amigos de tu iglesia estarán ausentes. Tuve un diácono en mi primera iglesia que no se había perdido un domingo en dos décadas. Tenía más de 70 años. Las pautas para los surfistas cerca de aguas con tiburones dicen: “No ingrese al agua si tiene algún tipo de herida abierta” (personas de alto riesgo). Esto probablemente significa que un grupo de personas necesitará quedarse en casa hasta la temporada de vacunas, aún en el caso de las ingeniosas ofertas de micro-iglesia. ¿Cómo podemos invertir creativamente en este grupo y no avergonzarlos para que asistan?

Que la gracia prevalezca

Por último, considera que aún entre amigos habrá desacuerdos, con justa razón, sobre cómo proceder con el reingreso. Hay una diferencia en un avistamiento de tiburones y un ataque de tiburones. Cada comunidad manejará el reingreso de manera diferente y creo que esto es algo bueno. El miedo a la muerte es diferente de la muerte en el miedo. Algunas comunidades sentirán más dolor económico que pérdida personal. De la misma manera en que habrá personas de “adopción temprana” en tu iglesia, habrá otras iglesias de adopción temprana, mayoritaria y tardía. Esto probablemente significa que las decisiones basadas en la iglesia local, no las denominacionales, estatales o regionales, están mejor posicionadas. ¿Usar máscaras y guantes? Probablemente. ¿Verificar la temperatura de las personas al entrar? Es posible. Tengamos cuidado con quién comparamos nuestras prácticas de reingreso. Pastorea tu iglesia. Piensa localmente. ¿Cómo la caridad podría guiar el desacuerdo?

Recuerda a Jesús

En su libro Strong and Weak, Andy Crouch examina la naturaleza humana y la deriva hacia vidas de seguridad y autoridad. En contraste con este comportamiento, él invita a las personas a aceptar una vida de acción y riesgo significativos. En el capítulo final, Crouch escribe: “Los buenos líderes y amigos aumentan nuestra autoridad (acción significativa) y vulnerabilidad (riesgo significativo), incluso mientras evalúan cuidadosamente cuánta autoridad y vulnerabilidad podemos soportar”. El marco para esta cita proviene de la experiencia de su familia en un curso de obstáculos, el cual usaba cuerdas. Todos los miedos y ansiedades que se necesitan para escalar, equilibrarse y saltar al aire (acción y riesgo). Fueron guiados más allá de sus miedos y se les brindó ayuda para sortear los obstáculos. Es seguro que, en un tiempo cómo este, se les pida a los pastores que guíen a sus congregaciones de la misma manera.

Entonces, esta es la línea que tanto me gusta en su libro. Él escribe: “Necesitábamos su voz desde el suelo del bosque, guiándonos más allá de lo que nosotros solos podríamos haber ido. Necesitábamos a alguien que ya haya ido a donde se nos está pidiendo que vayamos”.

Esto es lo que sí sabemos: Jesús dijo, ven y sígueme, te haré pescadores de hombres – aún entre tiburones. Jesús dice que prediquemos la Palabra en cuarentena y en reingreso. Nos dice al oido, “Confía en mí, yo he estado allí antes.”

Editor’s note: This article is a translated version of “A pastor’s response to the re-opening of churches.” Translated by Alejandro Villasana.

About the Author

Ben Dockery is the campus pastor of Christ Church | Lake Forest. He is a graduate of Union University (BA) and Southern Seminary (MDiv, PhD). He previously served at Trinity International University/Trinity Evangelical Divinity School as the associate vice president of Enrollment Development. He also served as the director of Admissions and Strategic Initiatives at Southern Seminary. From 2009-2015, he was the senior pastor of Vine Street Baptist Church. His research and interests include integrating the insights from the fields of leadership and Christian theology.
Ben and his wife, Julie, have been married 10 years and have three young daughters.